fbpx

Top 10 de los Mitos de América a la hora de comer

La alimentación juega un papel crucial en el crecimiento y desarrollo de los niños.

 

Para algunos padres de familia la hora de la comida en vez de ser un momento de disfrute se torna en una situación de tensión, estrés y frustración, al ver que el niño deja de comer, no come o siente rechazo hacia los alimentos.

Los problemas de alimentación van más allá del simple hecho del “No comer”, son un conjunto de factores que intervienen en el proceso de comer y a simple vista pudieran pasar desapercibidos.

 

La Dra. Kay A. Toomey, psicóloga pediátrica que ha trabajado con niños que no comen durante casi 30 años y quien ha desarrollado el enfoque SOS para la alimentación como un programa centrado en la familia para evaluar y tratar a los niños con problemas de alimentación; comparte el listado de los 10 Mitos que existen en América a la hora de comer Copyright 1997/2010.

 

Mitos que nos ayudará a entender un poco como funciona el proceso de la alimentación en los niños y brinda claves importantes, a tener presente al momento de apoyar a los padres de familia.

 

Mito #1

Comer es la prioridad número 1 del cuerpo

Porque es falso

Realmente, RESPIRAR es la prioridad número 1 del cuerpo. Sin una buena oxigenación, comer se hace difícil debido a que dejamos de respirar brevemente con cada deglución y nuestro nivel de oxigeno disminuye ligeramente (o tenemos un incremento significativo en nuestra frecuencia respiratoria para mantener el oxigeno de modo que quemamos las calorías que ingerimos).

 

La ESTABILIDAD POSTURAL (“no irte de cabeza”) es la prioridad número 2 del cuerpo. Comer es solo la prioridad número 3. Si la respiración o estabilidad prostural están comprometidas, puede oponerse a comer.

 

Mito #2

Comer es instintivo

Porque es falso

Comer es instintivo solo el primer mes de vida. Desde el nacimiento hasta los 3 – 4 meses de edad, tenemos unos reflejos motores primitivos (ej. Búsqueda, succión, deglución), los cuales nos ayudan a comer mientras dejamos huellas en el cerebro para un control motor voluntario sobre la alimentación.

 

Entre el final de los 5 y 6 meses de edad, estos reflejos motores primitivos “cesan” y comer esencialmente es una conducta motora aprendida después de los seis meses de edad.

 

 

Mito #3

Comer es fácil

Porque es falso

Comer es la tarea física MAS compleja en la que el ser humano participa. Es la ÚNICA tarea humana en la cual se requiere cada uno de los sistemas del cuerpo, y requiere que todos estos sistemas funcionen correctamente. Adicionalmente, CADA músculo en el cuerpo esta involucrado (una deglución por ejemplo, toma 26 músculos y 6 pares craneales para coordinar).

 

Además, comer es la ÚNICA tarea que los niños hacen en la cual requiere coordinación simultánea de todos nuestros 8 sistemas sensoriales. Aprendizaje, Desarrollo, Nutrición y el Ambiente también deben de integrarse para asegurarse de que el niño coma correctamente.

 

Mito #4

Comer es un proceso de dos pasos; 1= siéntate, 2=come

Porque es falso

Realmente hay cerca de 25 pasos para un niño con desarrollo típico y 32 pasos o mas para los niños con problemas de alimentación, en el proceso de aprender a comer (ver el manual de los pasos para comer).

 

Mito #5

No es apropiado tocar o jugar con los alimentos

Porque es falso

Vestir tu comida es parte de un proceso de desarrollo normal de aprender a comer. Puedes aprender gran cosa sobre los alimentos. ANTES de que llegan a tu boca, tocándolos y jugando con ellos primero. Esto es un “juego con propósito” que le enseña al niño la “física de los alimentos” antes de que entre a sus bocas. Enmugrarse es una parte importante de aprender a comer.

 

 

Mito #6

Sí un niño tiene la suficiente hambre, comerá. Ellos no se matarán de hambre a si mismos.

Porque es falso

Esto es verdad para el 94 – 96% de la población pediátrica. Para el otro 4 – 6% de la población pediátrica que tienen problemas de alimentación, ellos se “matarán de hambre” a si mismos (sin darse cuenta generalmente). Para la mayoría de los niños con dificultades en la alimentación, comer no funciona y/o duele, y NINGUNA cantidad de hambre va a superar ese hecho.

 

Los niños se organizan simple; si duele, no lo hagas. Si no funciona, llora y/o aléjate. También, para los niños quienes tienen problemas médicos o de habilidades para comer, a menudo su apetito se suprime con el tiempo, a tal punto de no responder correctamente al apetito como señal para comer el número de calorías suficientes.

 

 

Mito #7

Los niños solo se necesitan comer tres veces al día.

Porque es falso

Para cumplir con los requerimientos calóricos diarios, los niños tendrían que comer la comida del tamaño de un adulto si solo comieran tres veces al día. Dado su pequeño estomago y capacidad de atención, le toma a la mayoría de los niños 5 – 6 comidas al día para obtener las suficientes calorías para un crecimiento y desarrollo apropiado.

 

Mito #8

SI el niño no quiere comer, tampoco tiene un problema conductual u orgánico.

Porque es falso

Varios estudios de investigación, y la recolección de información de nuestro centro, indica que entre el 65 – 95% de los niños con problemas de alimentación tienen una COMBINACIÓN de conducta Y problemas orgánicos. Si empiezas con un problema físico con la alimentación, aprenderás rápidamente que no funciona y/o duele, y el set de conductas evasivas para la tarea se irán instaurando.

 

Si empiezas con una razón puramente conductual/entorno para no comer, comprometerás el estado nutricional o la falta de experiencia empezará a causar problemas orgánicos. Como tal, no es útil crear una dicotomia en diagnósticos o tratamiento de problemas de alimentación. 

 

 

 

Mito #9

Ciertos alimentos solo pueden comerse a ciertas horas del día (ej. Alimentos para desayunar solo al desayuno, alimentos de la comida solo a la comida, alimentos de snack solo para los snacks y los de la cena solo para la cena), y solo ciertos alimentos “son buenos para ti”.

Porque es falso

Los alimentos son solo alimentos, no son alimentos de desayuno, comida, cena, snack o chatarra. Tampoco son proteína, carbohidrato o fruta/vegetal. Mientras que algunos alimentos tienen mayor valor nutricional que otros, el etiquetar los alimentos como “buenos” o “malos” o “solo para comerse en X comida”, no ayuda a enseñarle a los niños a comer o tener una relación saludable con los alimentos.

 

Si un niño come pollo y chicharos al desayuno, esta bien. Además, aquello que llamamos comida “chatarra” realmente juega un rol enorme como escalón en la enseñanza de niños con dificultades en la alimentación para aprender a comer una variedad de otros alimentos debido a que esta “chatarra” es típicamente fácil de manejar desde un punto de vista oral motor, y/o tienen un gran atractivo sensorial.

 

 

Mito #10

Las horas de comida son una ocasión social apropiada. Los niños “deben de cuidar sus modales” en todas las comidas.

Porque es falso

Realmente, comer viene primero. Los modales después. Las habilidades para comer necesitan se aprendidas primero, antes que el niño pueda tener buenos modales. Piense en un bebé alrededor de los 6 – 9 meses aprendiendo a comer y como se ensucia.

 

Especialmente para aquellos niños que no han aprendido a comer bien, las horas de la comida son una oportunidad de enseñanza y nosotros los padres somos los maestros. Los niños comen mucho mejor cuando sus alimentos son interesantes y atractivos.

 

También, comen mejor cuando la conversación se enfoca en los alimentos, y cuando los adultos modelan cómo comer y enseñan la “física” de los alimentos. Así que adelante! Disfrute su comida y la experiencia de la alimentación con su hijo! Sea ruidoso, desordenado y juegue con su comida!

 

¿Qué te parecieron estos Mitos?

¿Te gustaría poder aprender más sobre como ayudar a los niños que No quieren comer?

 

📘🍽 Asiste al entrenamiento directo con la creadora del modelo SOS Approach to Feeding, la Dra. Kay Toomey para evaluar y tratar a los niños con problemas de alimentaciónhttp://bit.ly/CursoBásicoSOS2020

 

Equipo Fonolatin
En Fonolatin, capacitamos a estudiantes y profesionales en el área de la rehabilitación, mediante cursos/ talleres, de temas actualizados dictados por especialistas con certificaciones internacionales.