fbpx

Mejorar la Alimentación Segura y la Claridad Del Habla en pacientes con Síndrome De Moebius.

 

Mejorar la Alimentación Segura y la Claridad Del Habla en pacientes con Síndrome De Moebius.

By Sara Rosenfeld-Johnson, MS, CCC / SLP

Traducción: Fonoaudióloga Katherine Parra Acosta, Directora FonoLatin Advantage Services.

En los últimos 12 años he evaluado o trabajado con más de un centenar de niños diagnosticados con el síndrome de Moebius. En el 90% de estos casos, hubo una mejora en la función de la musculatura oral, después de la intervención con ejercicios oromotores. La tasa de éxito se basa en una pieza crítica de la información de diagnóstico: se paralizan los músculos afectados o hay paresia?

Parálisis se define como una pérdida completa de la función motora, incluyendo la pérdida de la sensación. Paresia, por otro lado, se define como la parálisis parcial que afecta el movimiento muscular pero no la sensación. En el caso de la parálisis, la meta de la terapia oromotora es compensar el musculo que no se puede mover de forma independiente con los músculos que lo rodean. Con direccionamiento la paresia, con la terapia oromotora puede mejorar el funcionamiento de los mismos músculos afectados.

La terapia oromotora es una nueva área de intervención que está empezando a ganarse el respeto de la esfera médica. Antes de este tipo de terapia, los pacientes con síndrome de Moebius aprendían estrategias compensatorias para mejorar el funcionamiento en la alimentación y la claridad del habla. Sin embargo, con la introducción de la terapia oromotora nuestros objetivos han cambiado dramáticamente. Ahora trabajamos hacia la meta de un “movimiento normal” en la alimentación y en la claridad del habla.

Una vez que el diagnóstico de la paresia ha sido confirmado, el trabajo de mejorar la movilidad del musculo se puede iniciar. Este diagnóstico se realiza generalmente por un médico. Sin embargo, antes del diagnóstico médico, se puede hacer un test informal si se sospecha de paresia. Coloque un Toothette® sin sabor humedecido ligeramente en un vibrador de lollipop. Coloque el Toothette® en la superficie interna del labio superior por donde comienza el canino, presione el botón del vibrador y mueva suavemente el Toothette® a lo largo de la parte interna del labio superior y pasar la línea media hasta llegar al otro canino. Inmediatamente invertir la dirección de la estimulación. Continúe de esta manera durante uno o dos minutos, luego retire el Toothette®  y este pendiente de cualquier respuesta del paciente. La respuesta puede ser a nivel del músculo en forma de un mínimo movimiento, o puede ser una declaración verbal que siente algo el paciente. Dado que la sensación no está presente en un músculo paralizado, cualquier respuesta a la vibración del Toothette® indicará que es paresia, no parálisis. Esta técnica de diagnóstico informal se puede utilizar para evaluar el estado de la lengua también. Remitir al paciente al médico para una confirmación de diagnóstico es lo más recomendable.

Una variedad de ejercicios motores orales se han utilizado con eficacia en esta población. Los más exitosos son aquellos que abordan primero la conciencia o nivel “sensorial” del músculo y luego siguen trabajando en el movimiento de ese mismo músculo. Por ejemplo, una serie de silbatos de juguete cada vez más difíciles de soplar, han sido utilizados para mejorar la movilidad y la fuerza en el labio superior. La “Jerarquía de los silbatos” trabaja en la mejora de la clasificación musculo abdominal, el funcionamiento velo faríngeo, la disociación labio – lengua – mandíbula. Hay 14 silbatos en la jerarquía, cada uno de ellos se ocupa también del desarrollo de los sonidos específicos del habla.

Mejorar la movilidad del labio superior es un objetivo primordial para los pacientes con el síndrome de Moebius. La imposibilidad de cerrar o redondear los labios afecta la alimentación segura como también la claridad del habla. En el área de la alimentación, los labios se utilizan para el amamantamiento, beber de una botella, beber de una taza, remover el puré de una cuchara, retraer los alimentos a la parte posterior de la lengua para una deglución segura, beber de un popote y controlar la saliva (babeo/sialorrea). Sin la capacidad para crear un vacío en la cavidad oral, la alimentación puede ser “desordenada” y el paciente puede estar en alto riesgo de asfixia y/o nauseas. En pacientes mayores de 12 meses, el objetivo inicial es el cierre del labio. Además de los silbatos, una serie de ejercicios para graduar el selle labial han sido usados exitosamente.  Una vez que se logra el selle labial, se puede introducir la “Jerarquía de popotes”. Esta secuencia de once popotes con dificultad progresiva se usa para enseñar la coordinación necesaria para una deglución segura y estabilidad mandibular, el redondeo de los labios y la retracción lingual. La terapia oromotora/alimentación ha sido usada efectivamente para mejorar el selle y el redondeo labial como un medio para mejorar  los niveles de habilidad en la alimentación y la seguridad de la misma.

La inestabilidad en los músculos de la mandíbula también se ha asociado a muchos pacientes con síndrome de Moebius. Usando una jerarquía graduada de los bloques de mordida se ha notado que mejora la claridad del habla, los niveles de conversación y  la alimentación segura.

Como los músculos de la mandíbula aumentan la fuerza y la movilidad, el paciente es capaz de masticar los alimentos, lo que se traduce en un menor riesgo de asfixia, náuseas y/o aspiración del alimento.

En el ámbito de la claridad del habla, los labios se utilizan para los sonidos del habla siguientes: Consonantes: Labios cerrados: / m /, / b /, / p /. Los labios redondeados: / sh /, / ch /, / j /. Tensión del labio inferior: / f /, / v /. Vocales: Labios redondeados: / o / (“oso”), / u / (“uno”), / aw /, retraído Labios: / i /, /e/. Los diptongos: / I /, / a / (“baile”), / o / (“no”).

Muchos pacientes con Síndrome de Moebius tienen intacto o cerca los sistemas normales del lenguaje. En otras palabras, son capaces de entender y utilizar vocabulario y estructurar una oración acorde a su edad cronológica. Desafortunadamente, muchos de estos mismos pacientes no pueden hacerse entender y la claridad del habla es pobre; la insuficiente movilidad del labio es un factor principal. La terapia oromotora/alimentación se ha utilizado con eficacia para mejorar el cierre y redondeo labial como un medio para mejorar la claridad del habla.

Equipo Fonolatin
En Fonolatin, capacitamos a estudiantes y profesionales en el área de la rehabilitación, mediante cursos/ talleres, de temas actualizados dictados por especialistas con certificaciones internacionales.